Hibernación de la piscina en Girona

Hibernación de la piscina

A continuación, desde Piscines i Manteniments Pradas se dan algunos consejos prácticos para realizar el mantenimiento de la piscina durante el invierno, como es el caso de la hibernación de la piscina. Puede consultarnos cualquier duda que tenga, estamos en Girona.
 
Consideramos invierno como el período del año durante el cual el agua de la piscina está por debajo de los 18 grados de temperatura. Durante este periodo, normalmente de octubre a mediados de abril, hay que reducir las horas de funcionamiento del sistema de filtración a 1 hora por la mañana y 1 hora por la tarde. Esto se realiza a través de la programación del reloj horario que controla el arranque y parada automática del sistema de filtración.

 

Es muy importante, antes de reducir las horas de filtración, rectificar el pH a 7,0-7,2 y asegurarse de que el nivel de cloro sea de ± 2 ppm. En caso de que no llegue habrá que hacer un choque de cloro con cloro granulado.
 
También será necesario lavar el filtro, como mínimo, una vez al mes. Si, debido a las lluvias del invierno, el nivel de agua de la piscina es más alto de lo normal, es bueno aprovechar la ocasión de tirar agua para hacer el lavado de filtro.
 
Cada 15 días se deberían recoger las hojas con el celebrado y hacer un repaso general. Y una vez al mes hay que pasar el limpiafondos (siempre que no tengamos un cobertor puesto) y revisar si hace falta poner pastillas de cloro a los skimmers. Hay que poner una pastilla de cloro por cada 25.000 litros de agua.

 

Si la piscina no cumple una función estética durante los meses de invierno es muy aconsejable protegerla con un cobertor. Con un cobertor conseguiremos una serie de ventajas como evitar la entrada de hojas y polvo, mejorar la seguridad para los niños (siempre y cuando la colcha sea de seguridad) y garantizar que el agua de la piscina estará en buenas condiciones a del inicio de la próxima temporada.

Recomendaciones en caso de tener instalado un aparato de cloración salina:

 

Si el aparato no dispone de control automático con sonda es muy aconsejable desconectarlo y realizar la cloración del agua con pastillas. Esto consigue ahorrar entre 450-500 horas de funcionamiento de los electrodos (el recambio principal de un clorador salino). A cambio gastaremos un mínimo de pastillas de cloro. Por ejemplo, una piscina de tamaño 10x5 metros consumirá aproximadamente unos 5 kg. de pastillas de cloro.

Si el aparato dispone de control automático con sonda, cuando el nivel de cloro en el agua es suficiente, el clorador detiene automáticamente.

Carrer de Canet d'Adri, 2 

17007 - Girona

Le ayudamos para que mantenga su piscina limpia en invierno

© 2021 Piscines i Manteniments Pradas Todos los derechos reservados
Producido por BeeDigital